Ir al contenido
Suscripción por correo electrónico
  • 5.12.2017
  • 14:30
  • Comunicado de prensa
  • 731/17
  • Economía y Finanzas
  • Asuntos Exteriores y Relaciones Internacionales
  • Mercado Único

El 5 de diciembre de 2017, el Consejo ha aprobado y publicado unas Conclusiones que contienen una lista de la UE de países y territorios no cooperadores a efectos fiscales.

Ha acordado asimismo el procedimiento a seguir, también en lo referente a la aplicación de medidas «defensivas» con respecto a los países y territorios que figuran en la lista.

El objetivo es promover la buena gobernanza en todo el mundo, con el fin de maximizar los esfuerzos por prevenir el fraude fiscal y la evasión fiscal. La iniciativa forma parte de la estrategia exterior del Consejo en materia de fiscalidad y da cumplimiento a sus Conclusiones de noviembre de 2016, en las que pedía que se elaborara una lista antes del término de 2017.

Los trabajos del Consejo en relación con la lista se han llevado a cabo en paralelo con la OCDE y en el contexto del G-20.

«Esta iniciativa está ya demostrando su valor, pues numerosos países se han esforzado por cumplir el plazo para asumir compromisos con arreglo a nuestros criterios», ha declarado Toomas Tõniste, ministro de Hacienda de Estonia, que ejerce actualmente la Presidencia del Consejo. «Pero también es importante que supervisemos atentamente la puesta en práctica de los compromisos asumidos por nuestros socios de todo el mundo».

«Este proceso no acaba aquí», ha proseguido el Sr. Tõniste. «Periódicamente revisaremos y actualizaremos la lista en los próximos años. Nuestro objetivo es que la gobernanza fiscal pase a ser la nueva norma».

La lista de la UE se elaboró tras un examen y un diálogo llevados a cabo a lo largo de 2017 con numerosos países y territorios terceros. Los países y territorios que figuran en la lista son aquellos que no han tomado medidas significativas para abordar las deficiencias detectadas y no han entablado un diálogo significativo conforme a los criterios de la UE. Esos países y territorios no asumieron el compromiso de alto nivel político con la debida antelación a la sesión del Consejo.

En noviembre de 2016, el Consejo fijó una serie de criterios:

  • los que un país o territorio ha de satisfacer para que se considere conforme a la transparencia fiscal
  • los que un país o territorio ha de satisfacer para que se considere conforme a la equidad fiscal
  • que se estén aplicando medidas contra la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios

Los trabajos se iniciaron en julio de 2016 en el grupo del Consejo responsable de aplicar el Código de Conducta de la UE sobre la Fiscalidad de las Empresas, en coordinación con su Grupo de Alto Nivel sobre Cuestiones Fiscales.

A lo largo de 2017, el Grupo, con el apoyo de la Secretaría del Consejo, supervisó el examen, el diálogo con los países y territorios afectados y el análisis de sus sistemas fiscales. La Comisión prestó apoyo técnico al proceso.

Todo ello permitió evaluar la situación de dichos países y territorios según los criterios de la UE.

En octubre de 2017 se remitió a todos los países y territorios afectados sendas cartas en las que se les informaba del resultado de los trabajos. En caso necesario, se solicitó un compromiso político, dentro de un plazo concreto, para abordar todas las deficiencias detectadas.

La mayoría de los países y territorios optó por participar en el proceso de la UE mediante un diálogo constructivo y tomar medidas para solventar las cuestiones detectadas. Han presentado por escrito el compromiso político firme que se había solicitado. Los avances realizados en relación con dichos compromisos se supervisarán conforme a lo expuesto en las Conclusiones del Consejo.

Respecto de los países y territorios afectados por catástrofes naturales, se acordó suspender temporalmente el proceso. Esto se refiere en particular a los países afectados por huracanes en 2017. Se les pedirá que aborden las cuestiones detectadas en cuanto mejore la situación, con miras a solventarlas antes del término de 2018. De aquí a febrero de 2018 se les dirigirá una comunicación para preparar las siguientes etapas.

Se exhorta encarecidamente a los países y territorios que figuran en la lista a que realicen los cambios que se les han solicitado. Su legislación fiscal, o sus políticas y prácticas administrativas en esa materia, generan o pueden generar una pérdida de ingresos para los Estados miembros de la UE.

Hasta que se efectúen dichos cambios, la UE y los Estados miembros podrán aplicar medidas defensivas. Estas medidas, tanto de índole fiscal como pertenecientes a otros ámbitos, tendrían como finalidad prevenir la erosión de la base imponible de los Estados miembros de la UE.